COMO PUEDE INFLUIR EL ESTRÉS EN LA ALIMENTACIÓN

COMO NOS INFLUYE EL ESTRÉS

El estrés es un factor importante y puede contribuir a un mayor riesgo de obesidad y otras enfermedades metabólicas. Puede  cambiar los patrones de alimentación y el consumo de alimentos hiperpalatables (ej. altos en grasas y azúcares). Con el tiempo, esto podría conducir a cambios en la carga alostática y desencadenar las adaptaciones neurobiológicas que promueven un comportamiento cada vez más compulsivo. Esta asociación puede estar mediada por alteraciones en el eje hipotalámico-pituitario-suprarrenal (HPA), metabolismo de la glucosa, sensibilidad a la insulina y otras hormonas relacionadas con el apetito y neuropéptidos hipotalámicos. A nivel neurocircuitario, el estrés crónico puede afectar el sistema dopaminérgico mesolímbico y otras regiones del cerebro involucradas en circuitos de estrés / motivación. Juntas, estas pueden potenciar sinérgicamente la sensibilidad de la recompensa, la preferencia alimenticia, y el deseo y la búsqueda de alimentos hiperpalatables, así como inducir cambios metabólicos que promueven el peso y la masa grasa corporal.

 

Debemos de tener en cuenta factores como:

 Comida emocional: Teniendo en cuenta las propiedades gratificantes de los alimentos, se plantea la hipótesis de que los alimentos hiperpalatables puede servir como una forma de automedicación para disipar la angustia no deseada. Se ha demostrado que los individuos en estados afectivos negativos favorecen el consumo de alimentos altamente gratificantes ricos en azúcar y / o grasa.

 La privación del sueño: Es un estresor crónico común que puede contribuir al aumento del riesgo de obesidad y enfermedades metabólicas, como la obesidad abdominal, la resistencia a la insulina, la hipertensión, la aterosclerosis, que predisponen a las personas a enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo II.

Alimentación restringida: Se refiere al esfuerzo voluntario de control cognitivo para restringir la ingesta de alimentos típicamente con el propósito de pérdida de peso o mantenimiento. La alta restricción se asocia con el aumento de las concentraciones de cortisol y puede desempeñar un papel importante en un sistema de recompensas sensibilizado a los alimentos sabrosos.

 

Unas pautas adecuadas de alimentación y entrenamiento pueden mejorar tanto los efectos fisiológicos, biológicos, como psicológicos relacionados con el estrés.

 

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4214609/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3632802/

 

Leave a Comment

(0 Comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − quince =