Optimiza el movimiento, adquiere habilidades y adáptalo al entorno

Que el movimiento sea posible, no significa que sea óptimo. Si te mueves incorrectamente, otras estructuras tendrán que asumir mayor estrés y carga, llevándote a un reparto inadecuado de tensión, una gestión de fuerzas alterada y una cadena cinética ineficiente con un pobre rendimiento.

Además, diariamente te expones a diferentes estresores (físicos, psíquicos, sociales…) que producen ciertos desequilibrios y pueden alterar patrones posturales, generando sobrecargas y limitaciones importantes. En consecuencia, en la mayoría de los casos, estos provocarán dolores y aumentarán el riesgo de lesión.

Consúltanos

Contacta con los preparadores físicos HFE

Nuestro equipo de profesionales en rehabilitación, readaptación y rendimiento

Entrenador

Raúl Castillo

Entrenadora

Miriam Martí

¿Qué tal han funcionado los entrenamientos?